El otoño tiñe de amarillo el hemisferio norte.
Pero tras esa bella estampa, debajo de las hojas, se suelen esconder cacas caninas acechando escondidas.