Etiquetado: animo

Atardecer

Que curioso es eso de la autoestima. Unas veces uno se come el mundo y otras el mundo se lo come a uno.